martes, marzo 16

LA CASONA

(MI "YO" Y OTRAS HISTORIAS)





La Casona, nunca podré olvidar su espacio en mi alma, no recuerdo cuando llegué por primera vez a su presencia, tampoco cómo se fue convirtiendo en el lugar más especial de mi vida. Lo cierto es que cuando necesitaba una flor hermosa, o cuando buscaba la soledad de un buen poema, o un lugar para descubrir los rincones prohibidos de una buena conversación siempre terminaba en sus predios.

No hubo una sola vez que llegara acompañado que no me encontrara mi nombre tatuado en una pared acompañado del nombre de quien me acompañaba. Esta complicidad nunca debe ser revelada a menos que el destino desaparezca o cambies de ciudad. Esta aseveración me fue realizada por un Ángel medio loco que se paseaba increíblemente borracho por los aleros de la Casona. Yo sabía que difícilmente una caída podría dañar su estancia en la casona, lo único sería su ego, porque como todo buen Ángel su ego forma parte de su presencia.

Otra de las virtudes de esta Casona era su gran patio de nardos y mariposas. El olor de la mariposa es tan suave que resbala desde tus poros hasta la esencia de tu alma, dejándote ese sabor a eternidad en tus palabras. No sé como descubrí que cuando necesitaba tener una conversación importante lo mejor era caminar hasta la Casona y sentarme justo en el centro de su patio encantado. Las palabras fluian sin la precaución de no expresar aquellas sílabas que, por lo general, lamentamos justo después de permitirles su nacimiento. El patio siempre fue mi refugio, mi bienvenida o despedidas en calles de amor.

La última vez que llegué a su presencia encontré su alma rota, un montón de escombros arrumbados por el destino, la mano de Dios corrompiendo cada centímetro del hechizo, mostrándome el nuevo camino, la partida rumbo a lo desconocido, a ese exilio de amor donde la ciudad quedará aprisionada entre el deseo y el dolor.




2 comentarios:

Adalgisa dijo...

Interesante. Todos tenemos una "casona" de recuerdos que, cuando no es Dios, el hombre nos quita.

georgina miguez lima dijo...

la vieja casona...como dice el autor "nunca podré olvidar su espacio en mi alma, no recuerdo cuando llegué por primera vez a su presencia"...siempre estara acurrucada en nuestros recuerdos porque en cada rincon se ha quedado un fragmento de nuestras vidas...sustos,travesuras,momentos de amor,conversaciones secretas , prohibidas ,confidenciales y nuestro lugar sagrado que atesoraba viejos y queridos libros nuestros trastos que vamos almacenando sin saber para que...la recorremos con el pensamiento,recordamos sus aleros donde al poeta en forma caprichosa, poetica y original se le ocurre un angel medio loco increiblemente borracho...pero yo veo palomas y algun colibri confundido buscando el nectar en alguna rosa...el patio con olor a mariposas para alguna nostalgia...
esa vieja casona siempre quedara arrinconado en los recuerdos porque un dia tuvimos que dejarla y buscar nuevo refugio...en otras tierras lejanas...

Publicar un comentario

 

Copyright 2010 ESTADOS DE ANIMO.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.