domingo, marzo 14

LA PINTORA DE LOS SUEÑOS

(MI "YO" Y OTRAS HISTORIAS)





La soledad, el viejo puerto donde terminamos nuestras caminatas, la sinfonía que se desvanece justo en la mitad de su destino, porque nunca es demasiado tarde para inaugurar una nueva sinfonía, por eso nunca finaliza, nunca llega a su más elevada fracción de sensibilidad. Los angeles están exhautos, el amor está en la lluvia, se derrite en cada contorno, en cada primavera que palpita por la llegada del atardecer.

Las historias no siempre concluyen con un poema sobre a soledad o el amor y menos aún sobre los dos, pero siempre he compartido el sabor de la sensibilidad, los antiguos manuscritos sobre el pensamiento y nadie ha podido regenerar la pasión de una copa de vino. No sé por qué se ha perdido la tradición de recibir la sabiduría a través del vino, quizás la incredulidad o la oscura manía de obviar lo sagrado. El ser supremo, el creador de la agonía y las sensaciones placenteras, el propietario de la palabra ha desaparecido por la fuerza del misterio y por más que busquemos un pretexto no logramos que el vino se convierta en la sabiduría, en la sangre redentora.

La tarde lluviosa es la culpable, así es, no sé por qué cada vez que veo el lienzo con la tarde incrustada escribo un fragmento de un poema interminable, versos que no se conectan con otros versos más que en su esencia de tristeza, quizás el recuerdo más doloroso de aquella tarde no fue tan importante como para ser absorvido por mi recuerdo, pero algo, que aún no he podido comprender ha marcado esa tarde como especial, solo aquella pintora desconocida pudo entender mis palabras entrecortadas, pudo plasmar en un lienzo aquellos vestigios de mi memoria, jamás he podido recordarlos todos otra vez, jamás he podido reunir,  de nuevo, todas mis neuronas en un mismo baile.

Déjame ver tus ojos me dijo la pintora, déjame entender cual es tu deseo más cercano, cuál es tu misterio más sagrado, los dibujaré entre pinceladas de óleo y aire, los describiré entre fuego y pasiones, solo así dejarás de deambular por estas calles.

No entendí nada, lo admito, pero me sente frente a su lienzo y ella se acercó con su pincel blanco y comenzó a trazar pinceladas al viento mientras observaba mis ojos, su mirada no la puedo describir mejor que como "un millon de caricias al mismo instante" Pasado un tiempo la pintora colocó el lienzo en mis manos y me dijo: aquí está tu vida, aquí esta tu esencia, aquí esta el amor. Me quedé extasiado, no sé cuánto tiempo estuve absorto en disfrutar la poesía que existe en cada pincelada pero al levantar mi mirada para agradecer el gesto más noble que han tenido conmigo, no encontré a nadie, no estaban las pinturas, ni el caballete, ni la pintora, tan solo un suave perfume de jazmin se balanceaba en el aire.

Qué puedo hacer para encontrarla, no puedo quedarme así, quiero devolverle un gesto de agradecimiento que dejó extaviado en mi corazón, porque, ahora lo comprendo, su primer gesto visual fue un agradecimiento por haberme encontrado.

Alguien me sugirió hace poco que la pintora era un alma que necesitaba hacer un gesto noble para cumplir su ciclo en el cuerpo humano. No sé por qué pero esa teoría está más cerca de mi realidad, al menos recorrer toda la ciudad sin encontrarla convence menos que una escapada al cielo después de hacer una buena obra en la tierra.

La ciudad está triste,
el amor es la canción
que nace desde el alma
la tarde es una barca
que penetra al puerto
y se esconde
pierde sus fuerzas
en cada herida
porque el destino
es tan suave
como la seda
que cubren tus ojos

Otra vez un poema inconcluso, no es una manía, no es una imposición, algo que aun no he podido comprender se apoderó de la mitad de mis poemas, no los deja terminar, al menos no en el mismo poema, quizás si lograra encontrar a la pintora, quizás ella me puede ayudar o tal vez rompa el hechizo o la maldición, quien sabe, por lo ponto me quedaré sentado en el borde del mar y observaré el cuadro, dejaré que la tarde regrese nuevamente a su carnaval de amor...

2 comentarios:

ginita42 dijo...

tal vez nunca le demos vuelta a la ultima pagina de nuestra vida y dejemos inconcluso el poema de amor y solo entonces nos demos cuenta que no es tiempo para para inagurar una nueva sinfonia que no es culpa nuestra...el angel exhausto no llego a tiempo y no pudimos acudir a la cita y solo nos quedamos con el sabor de los antiguos manuscritos y brindemos con una copa de vino...y nos volvemos..
Tal vez la pintora nunca existio o estuvo y se oculto porque descubrio que no solo pintaba los vestigios de tu alma,estaba haciendo un acto de amor y lo que plasmo en el lienzo... fue su misterio mas sagrado,porque vio tu vida ,tu esencia y el amor.... se encontrodes con su propia alma, por eso el gesto,la mirada ...llego tarde para romper el hechizo o tal vez la maldicion,pero te dejara que regreses que deambules y encuentres un bello final para tu poema...y te vera desde lejos sentado en el borde del mar como el amor lluega en la tarde lluviosa bella de multiples colores que pintara para ti..

Silvia dijo...

Gitana lo puso tan bonito el tema. No encontre tu poema inconcluso. A vecez se dice mas con pocas palabras que con muchas. Tu tienes esa magia y me gusto mucho este poema sencillo que termina deciendolo todo. Si es una madicion, es una que te transforme sin quitarte nada.

Publicar un comentario

 

Copyright 2010 ESTADOS DE ANIMO.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.